LAREDNOTICIAS.INFO
07.01.2018
Por Horacio Riggi

El Gobierno festeja pagar tasas bajas pero el costo es que se endeuda cada día más

Apenas pasaron dos días del mensaje de Mauricio Macri en el sur argentino donde se presentó en la ampliación de un parque eólico.


"No queremos seguir tomando deuda y obligar a nuestros hijos y nietos a pagarla".

Ayer el Gobierno autorizó una ampliación por u$s 15.000 millones del monto de emisión de deuda, y le otorgó la facultad al Ministerio de Finanzas de emitir estos títulos de la manera en que lo considere necesario.

También ayer el Gobierno captó u$s 9000 millones con tres títulos a 5, 10 y 30 años de plazo. Con estas colocaciones cubre el 75% del total que planea conseguir en el exterior a lo largo de este año, que llega a los u$s 12.040 millones. Por las emisiones pagó entre 4,6% y 6,95%. "Estas tasas son las más bajas de la historia para Argentina para emisiones en dólares en el mercado internacional, y representan una baja de 100 puntos básicos en relación a las tasas pagadas en la emisión de bonos similares de enero 2017", destacó un comunicado de Finanzas.

Está claro que el plan del Gobierno radica en seguir emitiendo títulos para paliar la situación. ¿La pregunta es hasta cuándo? No sólo hasta cuando quiera o lo necesite, sino ¿hasta cuándo hay margen para hacerlo?

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, dijo la semana pasada que "el endeudamiento (con el sector privado y organismos internacionales) va a crecer en los próximos dos años de 28,5 puntos a 37 puntos porcentuales sobre el PBI, y que luego se estabilizará. Caputo asegura que los números son manejables.

Claro que hay datos a tener en cuenta. Si el tipo de cambio está retrasado, el peso de la deuda sobre el PBI es distinto al que se estima oficialmente. Tal situación igual no significa que el Gobierno tenga en mente devaluar.

Por otro lado, según información publicada en la web del Ministerio de Finanzas, la deuda pública bruta (no solo con privados) ascendía a u$s 307.295 millones en junio de 2017 (último dato oficial disponible), lo que equivale a 56% del PBI.

Cuando asumió Macri en diciembre de 2015, el monto era de u$s 253.989 millones, un 46% del PBI. Es decir que, en un año y medio, la nueva gestión aumentó un 20% el monto total que debe pagar el Estado en términos nominales y subió 10 puntos el peso de la deuda en relación al PBI. Este crecimiento hizo que la Argentina se transforme en el país emergente que más se endeudó en los últimos dos años.

Fuente: Cronista.com



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA