LAREDNOTICIAS.INFO
12.04.2018
Por Alfredo Leuco

Las diferencias entre el caso de Lula da Silva y las causas contra Cristina Kirchner

Mientras el expresidente de Brasil quedó preso acusado de corrupción, la exmandataria está libre por la indecisión de una Justicia muy desprestigiada.


¿Cuál es mi pensamiento respecto de uno de los temas de la actualidad como la detención de Luis Inacio Lula Da Silva? El expresidente de Brasil está preso por decisión del riguroso Sérgio Moro que es un juez que lo acusa por haber recibido un departamento, un triplex como dádiva por favorecer un negociado.

Ahora, Cristina Kirchner está libre por la indecisión de una Justicia muy desprestigiada, que va y que vuelve, porque tiene tres tipos de magistrados: los corruptos, los militantes y los honestos, por suerte, también.

La propia Elisa Carrió, que es implacable, dijo que no creía que Lula fuera un gran corrupto (en el sentido de que no se probó que haya tenido una decrecimiento ilícito descomunal). Muchos creen que no fue un gran corrupto que se enriqueció en forma sideral.

Sí que miró para otro lado o habilitó a un aceitado sistema de corrupción generalizado que manchó a toda la dirigencia política del Brasil. Con Cristina pasó otra cosa: fue la jefa de una asociación ilícita criminal dedicada a saquear al Estado y enriquecerse personalmente.

Lula fue utilizado por dos empresas monumentales como Petrobrás, la estatal más grande de América latina, y Odebrecht que es la compañía privada más corrupta del mundo. Su fuerza, el Partido de los Trabajadores, fue la herramienta de distribución de las coimas, insisto, en casi todos los legisladores.

En cambio, Cristina y Néstor inventaron un par de empresarios como Lázaro Báez y Cristóbal López, a los que enriquecieron para, a su vez, enriquecerse también ellos por los retornos que recibieron (o directamente fueron sus socios, cómplices, testaferros o empleados).

Una vez muerto Néstor Kirchner, la corrupción de Estado que estaba absolutamente centralizada se le fue de las manos a Cristina y el robo fue generalizado. Casi todos los ministros, funcionarios nacionales, provinciales y municipales se hicieron millonarios de la noche a la mañana con el dinero del pueblo.

Lula nació en la pobreza extrema, hijos de padres analfabetos y se ganó la vida como lustrabotas. Desde la dirigencia sindical de San Pablo fundó en la central obrera más grande de occidente, un partido político de izquierda, diverso, donde conviven desde socialdemócratas y cristianos hasta el trotskismo.

Cristina y Néstor fueron, en cambio, dos abogados que en Santa Cruz hicieron su primera pequeña fortuna con las propiedades de la genteque no podía pagar las cuotas, en una clara actividad usuraria durante la época del terrorismo de Estado, al que no enfrentaron de ninguna manera.

Dilma Rousseff fue destituida por un delito muy poco claro y con una forzada mayoría parlamentaria. En cambio, el Frente para la Victoria no fue destituido, fue desalojado del poder por la soberanía popular de las urnas. El cristinismo perdió tres elecciones consecutivas y empujó al peronismo a la peor crisis de su historia.

Lula está en la cárcel y, aunque se considera un perseguido político por ayudar a los más necesitados, acató la decisión después de unas horas. Cristina fomenta y espera una sublevación popular, una especie de 17 de Octubre para el caso de que ella fuera detenida. Eso sí, se refugió en sus fueros parlamentarios para no cumplir una prisión preventiva.

La principal diferencia entre ambos es que Lula está preso y Cristina, libre. Por ahora.

Fuente: tn



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA