09.06.2019
Se vienen cambios

Super TC2000: la alegría de Renault con Ardusso, la preocupación de los dirigentes

El bicampeón se impuso y la marca francesa extendió su dominio y completó un 1-2-3, con Pernía y Milla.


Otra vez Renault. Otra vez la marca francesa en lo más alto del nuevo Súper TC2000, que desde el inicio de la flamante era turbo, contó con el dominio casi absoluto de la marca francesa. Esta vez, el remozado autódromo de Rosario albergó un dominio exclusivo de los Fluence, con el triunfo de Facundo Ardusso, seguido por sus compañeros Leonel Pernía y Matías Milla.

Con los números fríos, todo tiene cierta lógica. En definitiva, se impuso en el trazado santafesino el bicampeón de la categoría, en una extensión de la superioridad de los últimos años en la categoría más tecnológica de la región.

Sin embargo, esta primera victoria de Ardusso, que esta vez festejó cerca de su ciudad natal de Las Parejas, se adiciona a las dos logradas por Pernía en el comienzo de la temporada. Salvo en el fantástico circuito de El Villicum, donde los Toyota lograron el 1-2 de la mano de Matías Rossi y de Julián Santero, Renault acaparó el centro de la atención del Súper TC2000.

La competencia no fue más que una extensión de lo vivido durante el soleado y caluroso fin de semana rosarino, con los Renault adelante. La alegría reflejada en el box del equipo que dirige Marcelo Ambrogio se contrastaba con la preocupación que invade a los dirigentes del Súper TC2000, que ven con preocupación un dominio que atenta contra el anhelado espectáculo. De hecho, el Súper TC2000 se zambulló en una serie de cambios técnicos profundos en pos de ese objetivo de máxima. Sin embargo, hasta ahora no se alcanzó, ya que la lucha por la victoria aún no apareció en cada fecha.

Además, en el inicio de la competencia, con la partida con los autos detenidos en la grilla (un logro que recuperó el Súper TC2000 y estaba en duda después de la largada accidentada en San Juan), Agustín Canapino (Chevrolet), fiel a su estilo vehemente, protagonizó un excelente movimiento, superó a Milla, también a la línea de Pernía, pero en el afán de completar la maniobra, salió de la pista y se retrasó al octavo lugar. Quizá otro hubiese sido el atractivo en una pelea mano a mano con Ardusso, pero esto no es más que un hipotético escenario.

Detrás del dominio de los Renault, Facundo Chapur también tuvo una gran largada con el Citroën. Se ubicó cuatro al superar a Matías Rossi, pero cinco vueltas más tarde tuvo un roce con Santero y quedó sexto.

Algunos toques también fueron parte del espectáculo, como el golpe que le propinó José Manuel Urcera (Honda) al Fiat de Matías Muñoz Marchesi. Sin intención y con disculpas incluidas, pero con bandera negra para el piloto patagónico.

Con el dominio de Renault y el podio íntegro de Rosario, el Súper TC2000 acelerará los tiempos para definir un cambio deportivo. Una medida que iba a darse a conocer el sábado por la tarde, pero las reuniones con los equipos, algunos representantes de las empresas automotrices y finalmente con los pilotos, pusieron el freno de mano para anunciarlo antes de la siguiente fecha, que será en Paraná el 30 de junio.

Hay dos alternativas: penalizaciones con puestos o sistema de lastre. Dos recursos que no suelen ser populares, antipáticos para los equipos que están adelantados con sus desarrollos (Renault y Toyota), pero necesarios, según el consenso dentro de la categoría para aplicar alguna de ambas.

¿Es justo? Nunca un sistema de penalización es justo. Castiga a los equipos y pilotos que mejor transitaron el camino de los avances y desarrollos de los vehículos. No es casualidad que Renault esté arriba. A fines de 2018, la marca ya tenía resueltos los contratos del team y de los pilotos. Inmediatamente después, sucedió lo mismo con Toyota.

Los resultados se construyen desde la base sólida de las marcas y los equipos. Y en mercado alicaído como el automotor, las confirmaciones precoces se transforman en un paso adelante respecto de los que llegaron con lo justo. Allí radica buena parte de esta diferencia que se ve en la pista, más allá de talentos y dedicaciones.

Ardusso recortó de 21 puntos a 16 la diferencia que tiene con el líder del certamen, Pernía, que acumula dos victorias en la temporada. Renault seguramente vivirá un lindo problema con sus dos grandes referentes peleando, una vez más, mano a mano por la corona. A los 73 puntos de Ardusso y los 57 de Pernía, se asoman los 42 de Rossi, que mantiene la ilusión de ser el encargado de dar pelea a los Renault.

Pero para eso falta mucho aún. Lo más urgente es para la categoría, que deberá tomar resoluciones antes de fin de mes, cuando el Súper TC2000, que también se empeña en aumentar el parque automotor, haga un corte en el primer tercio del año. La mirada está puesta en mejorar el espectáculo, independiente del dominio de Renault.

Fuente: Clarin



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA