25.11.2019
Por Daniela Reich

Una lucha permanente por lograr una verdadera justicia de género

Siento como si fuera ayer que Mariana creía que lo que sucedía era su responsabilidad.


Su vecina escuchaba todos los días lo que pasaba puertas adentro, pero estaba convencida que no había que meterse, porque eran cosas de pareja.

Su hijo más grande llegaba cansado y sin dormir a la escuela, pasaba noches escuchando gritos, llantos y golpes. Pero no decía nada porque la vergüenza y el miedo ganaban la batalla. Siento como si fuera ayer escuchar frases del estilo “se queda porque quiere” o peor aún “se queda porque le gusta”.

Se que ese ayer también es hoy porque sigue sucediendo, pero también sé que ese ayer ya no es hoy porque estamos escribiendo un nuevo capítulo.

Hoy nos sentimos menos solas. Estamos acompañadas por una gran red que sólo nosotras supimos construir a través de saberes, experiencias y prácticas transformadoras. Nos mueve el deseo de sentirnos más libres, de vivir sin miedo.

Para escribir este nuevo capítulo creamos otras formas de ver el mundo y por sobre todo, otras formas de vernos a nosotras mismas.

Supimos ver que necesitábamos nuevas y específicas políticas para nosotras. Políticas que van desde la autonomía y el cuidado de nuestra salud hasta la participación equitativa en los espacios de decisión.

Supimos ver que ya no hay lugar para prácticas violentas que durante mucho tiempo fueron naturalizadas. Y no hablo sólo de violencia física, sino de todos los tipos de violencia que sufrimos por ser mujeres. Prácticas invisibilizadas que hoy, para muchas de nosotras, entraron en jaque para siempre.

Este 25 de noviembre de 2019 transitamos otro capítulo. Uno que no olvida todas las luchas y voces de mujeres que fueron silenciadas para siempre, pero que mira hacia el futuro. Queda mucho por delante para poner fin a la violencia de género, eso también lo sabemos, pero seguimos firmes, más firmes que nunca para dar pelea.

Hoy Mariana, su hijo y su vecina saben que la eliminación de la violencia contra las mujeres es un asunto público con responsabilidad de toda la sociedad.

El grito global de VIVAS NOS QUEREMOS llegó para quedarse, para no dar ni un paso atrás y para recordar todos los días que es momento de lograr una verdadera justicia de género.

Si vivís situaciones de violencia de género o conoces a alguien en esa situación, comunicate con el 144, una línea gratuita que funciona en todo el país, las 24 horas, los 365 días del año.

Fuente: Infobae



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA