27.01.2020
"Separadas"

Trabajó en una florería y fue niñero: el actor que se disputará con Accardi el amor de Andrés Gil

Mariano Saborido tiene 27 años y su debut en televisión fue en ATAV.


Tiene 27 años y hace diez que llegó a Buenos Aires para emprender su sueño de ser actor. Oriundo de Puerto Deseado -una ciudad de Santa Cruz que tiene menos de 20 mil habitantes- Mariano Saborido actúa desde los 11 cuando comenzó en obras locales y a los 19 comenzó a hacerlo de manera profesional en Capital Federal.

Sin embargo, la popularidad le llegó cuando debutó en Argentina, tierra de amor y venganza como Paco Jamandreu. “Mis papás estaban lejos y si no me veían en la televisión no creían que trabajaba como actor, ¡pero sí lo hacía! Les costaba entender...", explica en una entrevista exclusiva con Teleshow sobre la reacción de sus familiares al verlo en la pantalla chica. El actor hace referencia a los más de dos mil kilómetros que los separa y cuánto les costaba imaginarlo como actor sin verlo.

Aunque para ese entonces ya había hecho publicidades, cortos independientes, participado en películas y protagonizado varias obras de teatro -en febrero realizará, por tercera vez, Paraguay en el Centro Cultural Morán-, le demostró a sus padres que podía cumplir sus sueños. Aquellos que comenzaron cuando todavía iba al colegio y que comenzaron a tomar forma cuando decidió irse a vivir a Capital Federal.

“Al principio a ellos no les convencía que solo estudiara actuación, entonces me anoté en un taller y en paralelo empecé el CBC (Ciclo Básico Común) de Psicología, pero al año me di cuenta que no me gustaba y seguí con Comunicación Social y me faltan cuatro finales para recibirme”, cuenta quien está en pareja hace tres años y medio con un director de cine y sociólogo.

Mariano se describe como tímido y reservado, pero también como “pispireto”, y justamente esa característica fue la que le sumó a Facundo, el personaje que interpreta en Separadas, la nueva tira de Polka en la cual se disputará con Gimena Accardi (Carolina) el amor de Andrés Gil (Andrés), el profesor de gimnasia. “Me gusta aportarle un poco de humor al personaje con ese tipo de comentarios”, indica y agrega que comparte “parte de la inseguridad que tiene con su cuerpo".

“En eso también me identifico. Facundo es un chico conflictuado con su cuerpo, le gusta comer, dice que no sirve para hacer gimnasia. Y yo siempre fui conflictuado con mi cuerpo, aunque no fue nada grave. Sino que soy intermitente: de pronto me copo y hago alguna actividad, pero después la dejo. Tengo épocas en las que como mucho y otras menos...”, cuenta el actor que decidió cambiar su look para el nuevo personaje y que, de esa forma, no se asemeje al que hacía en ATAV. “Me dejé la barba y me peino de una manera más descontracturada”.

Mariano todavía estaba grabando la ficción que protagonizaron la China Suárez, Benjamín Vicuña y Albert Baró cuando recibió la propuesta de ser parte de la nueva ficción de El Trece para el 2020. Pasaron dos semanas entre que terminó su participación en una tira y comenzó en la otra, es por eso que no pudo viajar a la Patagonia a ver a su familia. Hacia más de un año que no iba a Puerto Deseado -"tengo, mínimo, un día de viaje y durante el año no tuve tiempo porque estuve con mucho trabajo"-, pero sus padres sí lo visitaron durante ese tiempo. Y le hicieron llegar el cariño que sus vecinos le manifestaron desde que apareció en televisión.

“Me cuentan que los frenan en la calle para felicitarlos por mi trabajo”, destaca quien también toma clases de canto y hace cerámica como pasatiempo. Nieto de una abuela que tocaba el piano -"yo no sé, pero nos íbamos de vacaciones y me sentaba a su lado mientras tocaba"- y sobrino de un tío cantante, Mariano considera que su costado actoral lo heredó de su abuelo: “Él no es actor, pero es muy bueno contando chistes y cuentos. Además, veía muchas novelas con él”.

Antes de debutar en televisión, Mariano trabajaba como actor pero también tenía la necesidad de sumar otro empleo que lo ayudara a llegar a sustentar los gastos que tenía. “Cuando llegué a Buenos Aires tuve la suerte de que mis padres me ayudaran económicamente, y mientras tanto hacía publicidades, así que con esa plata me daba algún gusto o ahorraba. Una vez que terminé la carrera, me dejaron de ayudar y empecé a buscar trabajo. Fui niñero, trabajé en una florería. Y así me fui manteniendo”, se explaya quien celebra que desde el año pasado puede vivir “como actor”.

“Pero sé que en el futuro puede pasar que no haya trabajo. Entiendo que no se trabaja todos los años en televisión. Así que volveré a hacer castings, publicidades, lo que sea. Por eso también estoy formándome en otras ramas artísticas. Me quiero enfocar en esto: quiero trabajar y vivir de actor”, enfatiza Mariano Saborido.

Fuente: Teleshow



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA