23.01.2021
Los Ni-Ni de la pandemia:

15 millones de argentinos ni esenciales ni de riesgo quedarían sin vacunarse contra el Covid

Tienen entre 18 y 60 años, y ninguna enfermedad de base. Los expertos admiten que muy probablemente para ellos no habrá vacunas al menos este año.


El Gobierno nacional prometió vacunar contra el coronavirus, durante este año, a más de 25 millones de personas mayores de 18 años con 51.431.000 millones de dosis que se suministrarán en dos veces.

El Ministerio de Salud tiene aseguradas 22,4 millones de dosis de la empresa AstraZeneca; 20 millones de la vacuna rusa Sputnik V; y 9 millones del plan Covax. También mantiene negociaciones con las firmas Pfizer, Jannssen, Sinovac, Sinopharm, Moderna y CanSino.

La información surge de un documento que fue distribuido en las últimas horas a los integrantes de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados. El texto indica que las más de 50 millones de dosis serán distribuidas con un orden de prioridades.

AAUnas 821.394 dosis estarán destinadas a los trabajadores de la salud; 7.414.866 para personas de 60 o más años de edad (167.936 en las 5,173 residencias de adultos mayores); 493.727 para miembros de las fuerzas armadas y de seguridad; 4.063.968 para pacientes de entre 18 y 59 años con comorbilidades.

Además, el plan incluye 1.417.310 integrantes del personal de educación (primario, secundario y terciario) y 266.034 para el personal esencial del Estado, como son los docentes universitarios y otros.

Entonces, ¿quiénes no la recibirán? El sitio oficial Argentina.gob.ar plantea como contraindicaciones para la aplicación a los menores de 18 años (debido a la falta de datos sobre eficacia y seguridad en este grupo etario) y a las mujeres embarazadas o en período de lactancia (porque no se ha estudiado su eficacia y seguridad durante este período).

Tampoco está indicada para las personas con hipersensibilidad a cualquier componente de una vacuna o a una vacuna que contenga componentes similares; antecedente de reacciones alérgicas graves; enfermedades agudas graves (infecciosas y no infecciosas) o exacerbación de enfermedades crónicas que impliquen compromiso del estado general.

Luego, están los que podríamos llamar “Ni-Ni”. Hablamos de las personas que no son esenciales (ni médicos, ni maestros, ni policías) y que no pertenecen a ningún grupo de riesgo. Tienen entre 18 y 60 años, y ninguna enfermedad de base. Se estima que son unos 15 millones de argentinos.

Los lineamientos técnicos para la Campaña Nacional de Vacunación contra el Covid-19 –difundido en diciembre por el Ministerio de Salud- los ubica en séptimo lugar en el orden de prioridades. Y los describe como: “Otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis”.

Se supone que ellos también serán –algún día- inmunizados. Porque, según lo informado en esta campaña, se busca “vacunar al 100% de la población objetivo en forma escalonada y progresiva, de acuerdo con la disponibilidad gradual y creciente del recurso y a la priorización de riesgo”.

Consultado por Clarín, el pediatra y epidemólogo Norberto Giglio dice ser "optimista" respecto a que ese grupo tendrá acceso a las vacunas, aunque asume que "no sabemos la cantidad de vacunas que tendremos a lo largo del 2021".

"Como sabemos, se persiguen objetivos escalonados. A corto plazo, es mantener el personal esencial activo para ayudar a las personas que lo necesitan. A largo plazo, alcanzar la inmunidad de rebaño", comenta. 

Según Giglio, nadie sabe con exactitud cuál es el número “mágico” que garantiza inmunidad de rebaño, ya sea por enfermos recuperados con inmunidad duradera como por personas vacunadas. Y comenta que algunos expertos, como el doctor Anthony Fauci, advirtieron que para el control de la enfermedad podrían requerirse tasas de inmunidad de entre el 70 y 90% de la población. 

El problema es cuándo recibirá la vacuna este séptimo grupo. O, al menos, ¿cuándo lo hará el 70% de esa población objetivo, lo que podría servir para alcanzar la inmunidad de rebaño? “Es virtualmente imposible llegar en plazos que sean menores a un año. Realmente lo veo muy difícil”, dijo el ex Ministro de Salud nacional, Adolfo Rubinstein, en una entrevista con Clarín.

Mientras tanto, la expectativa crece. Una encuesta que abarcó a 47 países -y que en Argentina fue realizada por Voices!- concluyó que nuestro país está por encima de la media global, con 79% de las personas que dicen que recibirían la vacuna si esta fuera considerada segura y efectiva.

Entre los dispuestos a aplicársela, hay una mayor proporción de hombres (85% vs 73% las mujeres) y jóvenes de 18 a 29 años (87%). Pero este último grupo está, justamente, entre los menos priorizados para obtenerla.

Para quienes tienen la intriga, una calculadora creada en la plataforma Omni Calculator permite estimar, según el perfil de cada persona, en qué momento le darían el pinchazo en Argentina.

Fuente: Clarin.com



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA